EL EMPODERAMIENTO ECONÓMICO COMO MEDIO DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
grupos de mujeres 2

EL EMPODERAMIENTO ECONÓMICO COMO MEDIO DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

href=”http://convivimos.mercycorps.org/wp-content/uploads/2017/12/grupos-de-mujeres-3.jpg”>

El empoderamiento de una mujer se relaciona con su autoestima, en algunos casos con su independencia y, en ocasiones de su capacidad económica. Uno o varios factores combinados, reducen la condición de vulnerabilidad de las mujeres ante cualquier flagelo.

Ante el temor de ser víctimas de la violencia, las mujeres se aíslan en sus hogares, donde también están en alto riesgo de enfrentar violencia intrafamiliar. El asilamiento les impide el relacionamiento y el acceso a información acerca de servicios de apoyo u oportunidades de empleo y provoca que las mujeres se sientan inseguras de generar o sumarse a redes sociales que podrían protegerlas y ayudarlas a recuperarse de abusos. Todo eso contribuye a altas tasas de depresión, que impacta en la capacidad de las víctimas de ganar dinero.

En los municipios de Amatitlán, Mixco y Villa Nueva, uno de los problemas más extendidos es la violencia contra niñas y mujeres; así quedó establecido en los diagnósticos municipales y, consecuentemente, en los Planes Municipales de Prevención de la Violencia, que las Comisiones Municipales de Prevención de Violencia (COMUPREs) elaboraron en 2017. En esos diagnósticos se hizo también evidente, la ausencia y, por tanto, de participación, de mujeres organizadas vinculadas a las Dirección Municipal de la Mujer (DMM).

El Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (IEPADES), socio del Consorcio que implementa el Proyecto CONVIVIMOS con el apoyo de USAID y Mercy Corps, tiene dentro de uno de sus resultados asignados: la facilitación de las actividades propuestas por las COMUPREs , de tal cuenta, propuso la implementación de la metodología (Saving the change) que propicia la organización y el liderazgo de las mujeres basándose en el auto-ahorro, y lanzó la “Plataforma de Grupos de Mujeres para la Autogestión e Incidencia Municipal”, a la que se denominó “Grupos de Mujeres de Auto-Ahorro”.

Los Grupos de Mujeres de Auto-ahorro, partieron de la conformación de pequeñas asociaciones integradas por mujeres que fueron capacitadas en la administración y gestión del dinero, y, al haber adquirido las habilidades necesarias, se articularon en redes que fortalecieron el vínculo con las DMMs, a partir de otros procesos de formación, con temas como participación ciudadana y ejercicio de derechos.

Un cambio para Thelma

“Thelma” vive en la Comunidad Altos de la Cruz de Amatilán. Recibió la invitación para ser parte de un grupo de autoahorro pero se resistió, “Pensaba que sólo iban a perder el tiempo” afirma.

Con algunas dudas se inscribió y asistió a las primeras reuniones; su liderazgo resaltó desde el inicio y comprobó que no sólo había conversaciones con nuevas amigas, con la gestión apropiada, los aportes en dinero podrían convertirse en capital; además, tuvo acceso a información valiosa, útil para su participación, pero también para solventar situaciones de vida, particularmente aquellas relacionadas con la violencia.

Por medio de la facilitación de IEPADES, como con el diálogo con diferentes Direcciones Municipales, se propuso a los grupos un programa de formación para la participación ciudadana, incidencia, derechos humanos, ciudadanía; además, existe la posibilidad de realizar alianzas con instituciones y grupos de mujeres de otras comunidades.

Se tomó en cuenta la responsabilidad de cuidar a los hijos, por eso, un equipo de voluntarias formadas por la Municipalidad, se hacía cargo de la atención a los niños y niñas, mientras las madres revisaban la caja, planificaban y gestionaban.

“No perdemos el tiempo, el dinero se nos multiplica mientras nos reímos, en medio de las discusiones, aprendemos y los hijos están bien, y eso es lo importante para una” expresa Thelma con una sonrisa.

Así, en Amatitlán, 120 mujeres de 7 comunidades se han organizado en 9 grupos que cuentan con su respectivo comité de dirección. Las amatitlanecas han comprendido que por medio del trabajo en Grupos de Auto-Ahorro, el empoderamiento económico contribuye a la prevención de violencia, también incide en ellas como personas y como sujetos políticos, poco a poco se abren camino a la interlocución con la Municipalidad y otros actores locales.

Thelma, es la secretaria del comité de dirección de su grupo y forma parte del COCODE de su comunidad, lo que refrenda diciendo: “se siente una más segura, es como si sembrara y se puede cosechar cuando se necesita, hasta menos peleas tengo porque ahora soy más independiente”. Los grupos han recibido ya un capital multiplicado producto de su trabajo y prevén continuar ampliando el número de participantes. Por su parte IEPADES, nuestro socio, prepara el lanzamiento de los Grupos de Auto-Ahorro en otros municipios de intervención como una práctica exitosa y con un alto valor para ser replicado.

/ Artículos / Tags:

Compartir el Post

Acerca del autor

Comentarios

No comment yet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *